Ntra. Sra. de la Piedad

Eventos

Titular

Nuestra Señora de la Piedad

El Padre Mercedario Fr. Juan Barroso, Comendador del Convento de esta Orden, en 1740 describía así la Imagen: 

Virgen de la Piedad de Baza
Virgen de la Piedad, patrona de Baza. Foto: Eduardo Esteban.

 “La imagen tiene de alto poco más de media vara castellana; es de piedra más dura que la franca, color de perla; túnica, como de color musgo claro, con ceñidor; manto hecho como de talla, color encarnado, no encendido; llega el manto desde el cuello hasta los pies y así mismo la túnica, recogido el manto por el brazo izquierdo y por el lado derecho, todo tendido; pelo largo hasta la mitad de la espalda, color rubio. El niño es de cuerpo entero, recostado en el brazo derecho de la Virgen, y de la mano izquierda de la Señora aplicada sobre las rodillas del Niño, que no tiene ropaje alguno; el pelo es corto y enanillado, la mano “derecha” extendida sobre el pecho de su Madre. Tiene la Virgen corona real, hecha de la misma piedra. El pie derecho de la Señora sale, por debajo de la túnica, algo más de dos dedos; no tiene peana o pedestal. El rostro de la Virgen es entre moreno y rosado, es muy agraciado y respetuoso; parece se le muda el color en más claro y oscuro, en diversas ocasiones y siempre lo tiene brillante y terso como jaspe; la frente, ancha y espaciosa; los ojos, muy graves y proporcionados, de color entre verde y pardo, muy elevados a el cielo, y, por esta ocasión, tiene como unas rugas entre los ojos; la nariz, afilada y larga, en proporción; pero algo comida por la parte inferior de las ventanas; los labios muy encarnados y abiertos como quien acaba de hablar, y, parece, se le percibe la lengua levantada y tocando con la punta el principio del cielo de la boca, como quien acaba de pronunciar alguna palabra, o dicción, que finaliza en D, porque, tal vez, se le quedó así por la voz PIEDAD que pronunció: En la mexilla derecha, tiene un picazo poco mayor que una lentexa, fue causada del golpe del azadón con que la hirieron al descubrirla. Este es, con puntualidad, el retrato de nuestra Santa Imagen” 

 En 1974 el Padre Pedro Lozano, franciscano, escribía: “Sin embargo, de estar toda ella tallada con verdadero primor, desde antiguo se la revistió de ricas telas y vestiduras de seda, oro, plata y exquisitos bordados. Desde abril de 1973 la bella talla de Nuestra Señora de la Piedad, viene apareciendo tal cual es, y tan sólo recubierta con el espléndido manto que viste, según las fiestas litúrgicas que se celebran. Todos hemos admirado, con aplauso, esta determinación tan oportuna”. En cuanto a determinar la antigüedad de la Imagen son varias las opiniones que de ella se han emitido, algunas de ellas remontándose a los primeros tiempos del cristianismo e incluso atribuyéndole un origen apostólico. Por ejemplo en el más antiguo tratado que se ocupa de la Virgen de la Piedad de Baza, “Almería Ilustrada” escrito por Gabriel Pascual y Orbaneja en 1699, se hace constar, como cosa sabida en su tiempo por tradición, que la escultura fue traída a Baza por su primer evangelizador y obispo San Tesifón. Pero los modernos estudios han demostrado que no hubo imágenes de María anteriores al siglo X. Las imágenes que de esa época se conservan son todas de pequeño tamaño, por la necesidad de transportarlas frecuentemente para poderlas ocultar, y todas están sentadas de frente con el niño sentado sobre sus rodillas. 

virgen de la piedadLas imágenes de los siglos XII y XIII aparecen con el niño sentado sobre la rodilla izquierda. Magaña Bisbal opina que dada la similitud de la Virgen de la Piedad con la del Pilar de Zaragoza, ambas están de pie con el niño sobre el brazo, dataría del siglo XI. Emilio Orozco Díaz y Jesús Bermúdez Pareja, cualificados especialistas en arte, en un informe elaborado en 1939 afirman: “Conserva los suficientes restos de forma, plegado de telas y factura para poderla catalogar como escultura gótica del siglo XV, y apreciable, sobre todo, por la finura con que fue labrada”. Este informe fue ratificado por el entonces comisario de Patrimonio Histórico Artístico Antonio Gallego Burín. 

 Gómez-Moreno Calera escribe: “El estilo de la imagen, a pesar de tratarse de una obra de tipo popular, no parece remontarse más allá del siglo XV” y añade más adelante: “esta imagen debe corresponder a finales del gótico, es decir, a las últimas décadas del siglo XV o principios del XVI” Olgoso Moreno, restaurador de obras de arte, en su “Propuesta para la conservación preventiva de la escultura de Nuestra Señora de la Piedad” elaborada por encargo de la Hermandad en octubre de 2007, señala su antigüedad en el siglo XI o XII. Y escribe: “La intervención en una obra de arte que, sobre todo, es símbolo sagrado para una colectividad se debe afrontar desde la máxima prudencia, respeto y rigor. La imagen actual está grabada en la retina del pueblo que la venera y ama tal y como es” A la vista de todas estas opiniones de personas autorizadas podemos concluir que la Imagen de la Virgen de la Piedad tiene más de 500 años de antigüedad, sufrió una primera restauración en el siglo XVIII y la estética que presenta en la actualidad corresponde a la reconstrucción llevada a cabo por el artista D. José Maria Ponsoda en 1940.

Fuentes: http://www.virgendelapiedadbaza.es/historia.asp#1