Historia

Cinco siglos de historia de la fiesta del Cascamorras

Eventos

Historia

cascamorras_juan_pedernal

El origen de esta tradición popular se remonta al final del siglo XV y principios del XVI, tras la reconquista de Granada por parte de los Reyes Católicos.

Existen varias versiones de cómo sucedieron los hechos, pero la más extendida cuenta que un agricultor vecino de la ciudad de Guadix, llamado Juan Pedernal, se encontraba trabajando la tierra en el término municipal de Baza, en el lugar donde hubo una antigua ermita mozárabe, ubicado en el arrabal Bastetano de la "Churra", cuando al dar un golpe de azada descubrió una pequeña imagen de una Virgen que se conoce desde entonces como la Virgen de la Piedad.

Esto motivó un pequeño conflicto entre las ciudades de Guadix y Baza, que hubo de resolverse en los tribunales, pues alegaban unos que el autor del hallazgo era de Guadix y otros que se había encontrado en Baza y por tanto allí correspondía.

Finalmente fue encomendada la custodia de la imagen a los Bastetanos, aunque según la justicia, el pueblo accitano tenía derecho de disponer de la misma un día al año, para poder dedicarle los cultos religiosos oportunos.

cascamorras1990
Foto: Torcuato Hernandez "Tati".

Aquí empieza la polémica, cuando unos vecinos de Acci, encabezados por Juan Pedernal (que fue el primer Cascamorras) marchan hacia la ciudad de Baza para llevarse consigo la imagen, siendo recibidos a mamporros por los Bastetanos, que no consintieron en que esto sucediese.   Al regreso a Guadix, las cosas no fueron mejor, y los accitanos indignados por el fracaso le procuran otro recibimiento similar. Cascamorras1991

La tradición se perdió por algunos años, pero fue a finales del siglo XIX cuando se constituyó en Guadix la Hermandad de la Virgen de la Piedad y la Peña del Cascamorras, que desde entonces luchan inutilmente por conseguir recuperar la imagen, con la condición de que si el Cascamorras consigue llegar sin pintar desde las afueras de Baza al Templo de la Merced, donde se encuentra la Virgen, podrá llevársela a Guadix.

Por tanto, en nuestros días, la fiesta está exenta de toda violencia y solo sirve como una manifestación religiosa de orígenes remotos, donde eso sí, el posible visitante puede ser que si se ve envuelto en el tumulto, se lleve un recuerdo de pintura, aceite quemado y agua, que dicho sea de paso, no vendrá mal en estas fechas de caluroso verano.

 
"Cheli" Cascamorras en Guadix 1991. 
Foto: Torcuato Hernandez "Tati".